Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Loquios y entuertos en el postparto

Las hemorragias postparto (loquios) y las contracciones del útero (entuertos) son dos molestias típicas. Te contamos por qué ocurren.

Belinda Santamaría. Asesor: Dr. Juan Ignacio Zúñiga, tocoginecólogo.
Imprimir
loquios y entuertos del postparto

Si acabas de dar a luz, en estos momentos te encuentras en el puerperio, un periodo que va desde el parto hasta que termina la cuarentena (unos 40 días) y aparece la menstruación. En las madres que dan el pecho, la regla surge cuando bajan los niveles de prolactina y se consideran puerperio las ocho semanas siguientes al parto. Es una etapa con ciertas características que conviene conocer.

Pérdidas sanguíneas

Tanto si te han hecho cesárea como si has dado a luz por vía vaginal, durante los tres primeros días después de nacer tu hijo tendrás una pérdida sanguínea muy abundante y de color rojo intenso; son los loquios. Este exudado está formado por sangre y restos del revestimiento uterino que se formó en el embarazo. No te asustes, porque también aparecen coágulos. En el hospital te pondrán compresas tocológicas de algodón, sigue usándolas cuando estés en casa. Hay que cambiarlas con más frecuencia que las otras, ya que a pesar de ser bastante más gruesas, no tienen capa impermeable. Y son así para favorecer la aireación de los tejidos.

A partir del cuarto día la intensidad de los loquios disminuye, al sexto se vuelven marrones y van evolucionando a ocres. Sobre el día 10 comenzarán a clarear hasta convertirse en amarillentos. Si no notas esta variación de color, o si la hemorragia rojiza es intermitente y notas molestias abdominales, acude al médico, porque puede tratarse de un resto placentario. Lo mismo has de hacer si los loquios tienen un olor extraño (cualquier olor que no corresponda al que ya conoces de la menstruación puede ser indicio de infección).

Entuertos tras el parto

Como bien sabes, el útero ha sufrido un excepcional aumento durante la gestación y ahora, tras el parto, ha de volver a su medida y ubicación originales. A las 24 horas de dar a luz ya estará a la altura del ombligo e irá involucionando al ritmo de casi un dedo diario.

En 15 días llegará a la altura del pubis y al finalizar la cuarentena recuperará su tamaño y su lugar. En este proceso, durante los 4-5 primeros días sentirás dolores intensos de tipo contracción (las primerizas los notan menos que las mujeres que ya han tenido hijos), causados por descargas de oxitocina. A esta hormona ya la conoces, es la encargada de causar las contracciones del útero durante el parto y de favorecer el cierre de los vasos sanguíneos justo cuando se expulsa la placenta. Y ahora sigue cumpliendo la función de contraer la musculatura uterina y, en su momento, de favorecer la subida de la leche.

Estos dolores se conocen como entuertos del puerperio, pueden ser bastante molestos, para qué te vamos a engañar, pero puedes tomar analgésicos compatibles con la lactancia.
Es muy probable que durante las cuatro semanas posteriores al parto, cada vez que pongas al niño al pecho notes similares contracciones dolorosas. Son normales, quédate tranquila. Pero si transcurridos esos cuatro o cinco días sigues teniendo entuertos en los momentos en que no das el pecho, y son tan intensos como al principio, debes volver al médico porque pueden estar relacionados con retención de restos de la placenta.

Sobre los puntos

La cicatrización de los puntos de la episiotomía tarda unos 10 días. Durante ese plazo has de mantenerlos limpios y secos. Lávalos con la mano (con agua al chorro y jabón neutro) y seca con secador en frío o con toques de toalla. Si pasados los primeros cinco días, al palparlos notas dolor o zonas duras, inflamadas o hundidas, ve al médico. Si te han hecho cesárea, cuando te quiten los puntos realizarán una valoración de la herida y si hay infección te indicarán el tratamiento a seguir.

--> Los síntomas tras el parto que debes contar a tu ginecólogo inmediatamente

Ver más articulos