Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Comprueba si oye bien

Si tu pequeño no se asusta ante los ruidos fuertes o deja de balbucear de repente, puede tener un problema de audición. Coméntaselo a su médico.

Marga Castro. Asesor: Javier Cervera, Otorrinolaringólogo pediátrico
Imprimir
Comprueba que el bebe oye bien

La pérdida de audición o hipoacusia es un trastorno muy serio en el niño, ya que a través del oído desarrolla el habla. Cualquier defecto en la percepción auditiva conlleva un retraso en la adquisición del lenguaje y en la comunicación. Por eso es fundamental detectarla pronto y poner soluciones.

Pruebas caseras

Aunque a tu hijo le habrán hecho pruebas de detección de la hipoacusia al nacer, no está de más que compruebes sus reacciones ante ciertos estímulos. Si tiene entre 6 y 9 meses y no emite sílabas ni gorjeos, o deja de balbucear radicalmente, o no reacciona al oír su nombre, debe verlo el pediatra. También es imprescindible consultar con él si entre los 9 y los 12 meses el niño no muestra interés cuando alguien te nombra a ti o a su padre y no entiende la palabra “no”.

Pero además de ir al médico, antes puedes realizarle unas sencillas pruebas en casa para comprobar si tiene o no un problema de audición:

  • Sienta a tu hijo sobre una alfombra con juguetes para que se distraiga. Sin que te vea, acércate por detrás, haz sonar una campanilla cerca de su oreja derecha y luego, de la izquierda. Observa su reacción: si la oye, pestañeará o se girará hacia el lugar de donde procede el sonido.
  • Utiliza su nombre como estímulo sonoro para hacerle reaccionar. Si te oye, te buscará con la mirada.
  • Di al papá que juegue con él en una habitación silenciosa. Coloca un altavoz en un rincón, escondido para que el niño no pueda verlo, y pon música a un volumen moderado. Si tu pequeño oye, se orientará hacia la zona de donde sale el sonido.

Pruebas específicas

Cuando un bebé oye mal, para confirmar el diagnóstico de pérdida de audición le hacen dos pruebas indoloras que no precisan colaboración por parte del pequeño, sólo que se esté quieto. Por eso se las realizan mientras está dormido. Son éstas:

  • Otoemisiones acústicas (OEA). Consiste en colocar una diminuta sonda dentro del oído externo y emitir un sonido. Ante él, el oído interno genera una serie de ruidos (otoemisiones) que se registran en un monitor. Si no se detectan ruidos puede existir hipoacusia. Para salir de dudas se realiza la segunda prueba.
  • Potenciales evocados auditivos automatizados (PEA). Hay que poner al niño unos cascos que emiten un sonido para estimular el nervio auditivo y registrar si éste responde o no.

Confirmado el diagnóstico, lo más probable es que coloquen al pequeño un audífono que amplifique el sonido procedente del exterior. Si esto no funciona, el especialista buscará una solución más efectiva para su caso.

Ver más articulos