Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

¿Dedo o chupete?

CrecerFeliz.es
Imprimir
¿Dedo o chupete?

Es un amigo de día y de noche, el instrumento ideal para que tu hijo satisfaga su necesidad de tranquilizarse o entretenerse chupando.

UN "OBJETO TRANSICIONAL"

La investigación ha desterrado o matizado las falsas creencias en torno al chupete y por eso cada vez hay más expertos partidarios de este accesorio, que satisface la necesidad de chupar del bebé en los primeros meses y después le da seguridad para hacer sus “transiciones”: de la vigilia al sueño, de estar contigo a quedarse solo...

  • Dáselo después del primer mes cada vez que se chupe el pulgar (no si está explorando sus manos).
  • A partir de los 6 meses ve limitando su uso a los momentos en que lo necesite (o lo pida).
  • Cuando creas que es hora de quitárselo, no lo hagas a la fuerza sino con su colaboración.

TAMAÑO, MATERIAL Y FORMA

Hoy los chupetes homologados cumplen estrictas normas de seguridad: la tetina no mide más de 33 mm para que no provoque vómitos, el disco tiene agujeros de ventilación (evitan que la piel se macere y dejarían pasar el aire si el bebé se lo tragase) y la anilla es flexible o giratoria. Compra 2 iguales y esterilízalos antes del primer uso. Y jamás le ates un chupete al cuello.

  • SU PRIMER CHUPETE. De 0-4 o 0-6 meses. La forma de la tetina puede ser anatómica, de gota o de cereza; da igual cuál utilice, pero la anatómica será mejor si usa el chupete de mayor, y si se acostumbra
    a una, luego es difícil cambiar. El material idóneo en estos meses es la silicona: se limpia y esteriliza mejor que el caucho.
  • DESDE 4-6 MESES. Proporciónale un chupete más grande y mejor de caucho-látex, más resistente al desgarro si lo muerde. Cámbialo al menor signo de deterioro.
  • ESPECIALES. Hay chupetes con dosificador para darle medicinas, con termómetro, con luz para que el niño pueda encontrarlo por la noche...

CUANDO ES UN PROBLEMA

Unos niños necesitan más que otros la compañía del chupete, pero a los 3 años casi todos lo han dejado. Para evitar problemas...

  • Esterilízalo a diario hasta los 6 meses y lávalo si roza el suelo. No lo chupes para limpiarlo ni lo untes en azúcar, puedes causar al bebé caries en los dientes de leche.
  • Ten en cuenta que si a los 12-18 meses sigue aferrado todo el día al chupete, puede ocasionarle retrasos en el habla y disminuir su apetito. Y después de los 24 meses, puede dificultar su relación con otros niños.
  • Si desde los 2-3 años sigue usándolo y lo chupa mucho y con energía, puede causarle alteraciones en los dientes superiores o una mordida abierta. Pero las piezas suelen volver a su posición unos meses después de dejarlo.

CÓMO AYUDARLE A DEJARLO

Para ayudarle a que lo logre sin que empiece a chuparse el dedo tienes que emplear cariño, comprensión y paciencia.

  • Ve limitando su uso desde los 6 meses: no se lo des por sistema, sino cuando lo reclame y para ir a dormir. Quítaselo de la boca cuando esté dormido, pero dáselo si se despierta y lo pide.
  • Desde los 10-12 meses propón que lo deje en su cuna y lo chupe sólo ahí. A veces funciona.
  • Con 18 meses ya no debería usar el chupete “en público”, pero no te burles de él si lo lleva. Mejor “regatea” con él para que deje de usarlo en algunos sitios y felicítale siempre que lo consiga.
  • Si crees que tiene dependencia afectiva de su chupete, intenta sustituirlo por un juguete con el que pueda encariñarse.
  • Elige un día para que diga adiós al chupete, que no coincida con una etapa delicada y siempre con su colaboración. Prueba a hacer antes unas rajitas en la tetina con una cuchilla para que no le guste tanto.
  • Tras los 24 meses, si no quiere decirle adiós, no le obligues: reforzarías su afán por chupar.
  • Si a los 36 meses aún lo usa, utiliza los mismos trucos que con el dedo. Y ofrécele lo que crees que busca cuando chupa su chupete.
Categoría: Psicología
Ver más articulos