Diezminutos
Crecer feliz.es
Buscador
cerrar

Cómo elegir el chupete para tu bebé

Con tetina de látex o de silicona, con forma de gota, anatómica o de cereza... Tu hijo es quien decide qué chupete prefiere, pero la oferta la haces tú.

Belinda Santamaría
Cómo elegir el chupete para tu bebé

Por dejarlo claro de una vez: a la pregunta chupete ¿sí o no?, la respuesta es sí; pero, como todo, en su justa medida.

Hasta cumplir 1 año se puede considerar normal que el niño tenga gran dependencia de su chupete, entre 1 y 2 años debe ir reduciendo su hábito, dejándolo poco a poco, para despedirse de él totalmente antes de los 3 años.

Funciones diferentes

Hasta el quinto mes de vida el bebé tiene una gran necesidad de succión que puede satisfacer con el chupete. La única premisa es que si el pequeño va a tomar pecho, conviene que antes de ofrecerle el chupete se instaure bien la lactancia.

Pero tiene otras funciones. Entre ellas, ayuda a calmar las molestias de la dentición y en momentos de soledad o aburrimiento, contribuye a reducir el tedio. Además, obliga al niño a respirar por la nariz.

Por otro lado, los bebés que duermen con chupete tienen menos tendencia a voltearse hacia abajo. Y, por último, reduce la posibilidad de que el niño se chupe el pulgar, y que es un hábito más fácil de eliminar que el hábito del dedo.

Cómo escogerlo bien

Acude a una farmacia, parafarmacia, gran superficie o tienda especializada en puericultura. Elige firmas de reconocido prestigio y una talla de acuerdo a la edad del niño.

Si compras en Internet modelos exclusivos, asegúrate de que están fabricados en la UE y que cumplen la normativa europea EN 1400:2013+A1:2014 (es la normativa que han de cumplir todos los chupetes y debe haber referencia de ella en el pack del producto). Y recuerda cómo tiene que ser cada una de las partes que lo forman:

  • La tetina puede tener forma de gota, de cereza o anatómica. En cualquier caso, debe medir como máximo 30 mm para que no le produzca arcadas. Ha de ser de material flexible y con un orificio interno que deje pasar el aire y permita recuperar su forma tras el uso.
  • El escudo debe estar ventilado, por lo menos con dos orificios de aireación (de un tamaño por el que pueda pasar una aguja de 4 mm de grosor). Su forma y diseño ha de permitir que no se acumule baba en la barbilla del niño y que nada obstruya la naricita del bebé.
  • Puede llevar anilla y/o tapón, pero en cualquier caso no deben separarse del cuerpo del chupete por mucha fuerza que el niño realice con los dientes.

Un uso correcto

Los chupetes nuevos se entregan higienizados. Sin embargo, antes del primer uso es muy importante esterilizarlos y retirar el agua del interior de la tetina.

Por otro lado, debido al uso tan intenso al que se somete este producto, se recomienda renovarlo cada tres meses, o antes si se aprecia algún deterioro, color incierto de la tetina, olor desagradable, porosidad en el material, etc.

Para que la renovación no resulte traumática se aconseja alternar en el uso diario tres o cuatro chupetes iguales.

No cuelgues el chupete con una cadenita al cuello del niño, y por supuesto no le acuestes con ella (el riesgo de estrangulamiento es grande).

Los chupetes que se adaptan a la normativa están diseñados para permitir un correcto desarrollo dental y del paladar (siempre que su uso sea el establecido). Así pues, quédate tranquila y deja que tu hijo decida qué tipo de tetina prefiere.

Ver más articulos